Nuestra realidad la crea el cerebro

publicado en: General | 0

Cuando recordamos algo, lo cambiamos; los magos lo usan para contarnos lo que ha pasado cambiando algunos detalles importantes y generar falsas memorias.

¿Cómo el cerebro crea nuestra realidad?

Según los expertos en neurociencia, nuestras neuronas trabajan para crear lo que denominamos experiencia consciente o consciencia. El propio cerebro hace una diferencia entre la inteligencia y la consciencia, pues la segunda tiene que ver directamente con la naturaleza en la que vivimos. somos seres que, constantemente, estamos alucinando de forma más o menos controlada. Cuando aceptamos esas alucinaciones las llamamos “realidad”.

Nuestro cerebro produce una simulación de la realidad. Encaja razonablemente con esta, si no estaríamos chocando contra los muebles, pero no es una reproducción exacta. La experiencia visual no se genera en el ojo, sino en el cerebro: podemos imaginarnos una cara, o soñarla. Toda percepción es en parte ilusoria. Un ejemplo es la percepción de la tercera dimensión. Nuestras retinas son planas, pero la información que nos llega a través del ojo es en dos dimensiones, y a partir de ella el cerebro, fuera del ojo, construye la tercera dimensión. Además, para el cerebro no hay términos absolutos, todo depende del contexto.

No tenemos la capacidad suficiente como para absorber y procesar toda la información que llega a nuestros sentidos. También debemos responder de manera rápida y eficiente. Utilizamos unas pocas claves sobre la escena que tenemos alrededor, rellenamos el resto y realizamos inferencias.

Los neurocientíficos determinan que los humanos construimos nuestra realidad a partir de alucinaciones que controlamos, siempre que no haya una enfermedad mental previa. Incluso el “yo” se construye a través de esas alucinaciones.

Nuestras experiencias del mundo y de nosotros mismos como parte de él son diferentes tipos de alucinaciones controladas. Y que, como seres humanos, las hemos ido moldeando a lo largo de los siglos para mantenernos vivos ante los peligros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *